DEFOLIADO


El defoliado es una técnica por la que se elimina total o parcialmente las hojas de las especies de hoja caduca antes de que estas se desprendan de forma natural Esta técnica se encuentra a caballo entre las de cultivo y modelado ya que sus propósitos y resultados, están dentro de los dos campos


Para ello se corta el pecíolo de la hoja con una tijera, o una pinza de defoliar en las especies de pecíolo largo. En las especies de pecíolo corto, se arranca la hoja con los dedos. Procurando no romper el nacimiento


Solo algunas especies responden bien a esta técnica y consiste en quitarle todas o parte de las hojas de un árbol, para estimular una segunda brotación


El defoliado puede ser total o parcial


La memoria del árbol le hace reducir el tamaño de las hojas y estimula el nacimiento de nuevas ramitas secundarias


Aunque es una técnica fácil de usar, tiene el inconveniente que es necesario un conocimiento en profundidad de la especie que queramos trabajar.


¿POR QUE DEFOLIAR?


Existen varias y poderosas razones para iniciar un defoliado

-Provocar nuevo nacimiento de hojas que nacerán más pequeñas que las quitadas en el defoliado


- Para limpiar el árbol de hojas débiles, dañadas por sequedad, viento, para que salga un nuevo brote fresco


- Esta segunda brotación (si se hace en la época apropiada) hace que el crecimiento de nuevas ramas se estimule con nueva ramificación


Con esta técnica conseguiremos redistribuir el vigor del árbol repartiendo su fuerza de crecimiento


El defoliado se hace en árboles caducifolios y en alguno de los perennifolios.


No es aconsejable el defoliado total de las confieras ni de los frutales


Una premisa para el defoliado es que el árbol este perfecto de salud, que no sea demasiado joven ni tampoco muy viejo y que por lo menos con dos meses de antelación se abone fuertemente, procurando que el abono sea bajo o nulo de nitrógeno para evitar que las hojas se hagan muy grandes


La mejor época para defoliar es en nuestro hemisferio son los meses de de Junio y Agosto coincidiendo con la etapa vegetativa, cuando la brotación de primavera ya ha parado.


Posterior al defoliado viene inmediatamente la poda en la que cortaremos todas las puntas de las ramas (los brotes finales)


Aprovecharemos para corregir defectos estructurales quitando las ramas que sabemos no nos valen para el diseño (las yaku-edas) las que salen hacia abajo, pinchan ojos, las que se cruzan, las que nacen en un mismo punto, las opuestas etc.


Posteriormente estaremos atentos a los nuevos brotes y quitaremos los que nos van a hacer los entrenudos más largos, lo pinzaremos dejado solo dos hojas.